La crema ideal según tu edad

05/02/2018
La crema ideal según tu edad

A la hora de elegir una crema debemos tener en cuenta nuestra edad. En el mercado encontramos infinidad de tratamientos faciales: hidratantes, antioxidantes, nutritivas... pero hemos de tener en cuenta de que en las necesidades de la piel también influye nuestra edad.


El paso de los años en la piel

La piel no tiene las mismas necesidades cuando somos jóvenes adolescentes que cuando tenemos la menopausia. Por ello, hoy os vamos a desvelar qué necesita tu piel según la edad que tengas.

A medida que cumplimos años, la piel del rostro va perdiendo su elasticidad y luminosidad, dando lugar a una piel más apagada, con un tono irregular y lo peor, las temidas arrugas.

Estos signos empiezan a ser visibles a partir de los 30 años, edad en la que el cuidado de la piel ha de ser prioritario para cualquier mujer y en la que ya debemos fijarnos en los principios activos de los productos que utilicemos ya que, la piel a partir de este momento necesita otro tipo de cuidados y para cada edad, unos cuidados específicos.





Cuidados de la piel a los 20 años

A los 20 años lo que necesita la piel es una buena hidratación, clave para lucir una piel sana y con luminosidad. Beber suficiente agua durante el día y el uso diario de una buena crema hidratante es fundamental.

Si nuestra piel está deshidratada las arrugas aparecerán antes, en cambio en una piel perfectamente hidratada aparecerán más tarde. Por lo tanto, el secreto para una piel joven está en hidratarla constantemente.

Todas las pieles, incluso las grasas, se deshidratan y en el caso de las pieles secas, esta deshidratación aún es mayor. Por lo tanto, es muy importante a los 20 hidratar la piel con cremas enriquecidas con ingredientes nutritivos en el caso de las pieles secas, y con cremas matificantes en el caso de las pieles grasas o mixtas.

Otro factor que no debemos obviar es la higiene facial. La piel se ha de limpiar a diario, de hecho para que los cosméticos funcionen y nos ofrezcan los resultados esperados, la piel ha de estar perfectamente limpia antes de aplicarlos.

Se debe eliminar por las mañanas y por las noches todos los restos de suciedad que se han acumulado en la piel durante el día y sobre todo, nunca te acuestes maquillada. Por cada día que no retires tu maquillaje, tu piel envejecerá 5 días.



Cuidado de la piel a partir de los 30 años

A partir de los 30 años la piel se sigue viendo muy joven pero empiezan a aparecer pequeños signos de fotoenvejecimiento: falta de luminosidad, manchas, arrugas y pérdida de elasticidad.

Es en este momento, entre los 30 y los 35 años, donde podemos empezar a ver que una crema hidratante se queda corta, ya que las necesidades de la piel  han cambiado.

Una correcta higiene facial y una buena hidratación es esencial para mantener la piel joven y saludable pero a partir de aquí debemos procurar añadir de forma progresiva, otros tratamientos que satisfagan estas nuevas necesidades. Por ejemplo, si antes no has utilizado nunca un sérum, a partir de los 30 deberías empezar a incorporarlo en tu rutina y elegir cremas con activos antiarrugas.

Elige un sérum antioxidante que ayude a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y a corregir los signos visibles de la edad (arrugas, manchas...). Elige uno que tenga una alta concentración de antioxidantes como la vitamina C  y/o E, resveratrol, etc... ya que además protegerá a tu piel de las agresiones externas.



Caudalie Resveratrol Lift Sérum



Cuidado de la piel a partir de los 55 años

Cuando llega la temida menopausia nuestra piel sufre cambios considerables debido al envejecimiento hormonal. Se produce un afinamiento de la piel que en consecuencia provoca una pérdida de densidad. Por este motivo, a partir de esta edad la piel se ve descolgada, los contornos pierden definición , se inicia un proceso de desecación de la piel y aumenta el riesgo de la aparición de otros signos de envejecimiento como manchas, arrugas...

A partir de esta edad, debemos empezar a utilizar cuidados con activos nutritivos, cremas específicas para prevenir y recuperar la flacidez y firmeza de la piel. El ácido hialurónico es un activo que no debemos olvidar en nuestras cremas ya que posee un alto poder hidratante que rehidrata la piel y que además, evita la deshidratación.

También podemos recurrir a los aceites vegetales que contienen ácidos grasos que compensan la falta de hidratación. Aceites como el de rosa mosqueta, pepitas de uva, granada, marula o sésamo, son ideales para las pieles maduras y poseen un alto poder antiaging.



Comentarios del post
Nuevo comentario
Código de validación
reload