Los puntos clave en el cuidado de la piel del bebé

21/01/2018
Los puntos clave en el cuidado de la piel del bebé

Ya sabemos que la piel sensible del bebé necesita unos cuidados específicos.  Es mucho más fina, su función barrera no ofrece la misma protección que la piel de un adulto y la piel de un bebé, tampoco tiene la misma capacidad de regulación térmica. Necesita un tiempo considerable de maduración hasta llegar a tener las mismas propiedades que la piel de un adulto.

A continuación, os dejamos unos consejos clave para conseguir que la piel del bebé esté bien cuidada y no se resienta.


Higiene del bebé

Debido a las características específicas de la piel del bebé, no se aconseja utilizar los mismos productos que utilizamos los adultos.  Para los más peques hay infinidad de productos de higiene sin jabón, sin perfume, con pH neutro, emolientes... que aseguran la higiene y la protección de la fina y sensible piel del bebé.

Algunos bebés desarrollan dermatitis seborreica, conocida popularmente como costra láctea. Se trata de un problema estético que mejora con los cuidados adecuados. En cualquier farmacia, encontrarás champús, geles, cremas, lociones.. específicas para eliminar este problema.

A la hora del baño, también es importante tener en cuenta la temperatura del agua y asegurar que ésta esté entre 35º y 37º.


Hidratación de la piel del bebé

La piel del rostro y del cuerpo del bebé se debe hidratar a diario, especialmente después del baño. Evita cremas y lociones que contengan perfumes y presta especial atención al cambio del pañal, donde se debe aplicar una crema protectora que ayude a mantener la zona seca y a evitar irritaciones.

Cuando el bebé ya empieza a comer comida sólida, es importante asegurar que tome suficientes líquidos para mantenerse bien hidratado, especialmente en aquellas épocas de sequedad ambiental y de calor.







Protección solara para la piel del bebé

Al menos, hasta que tu bebé tenga 6 meses, evita exponerlo de una forma directa a la luz del sol.  Para obtener los niveles de vitamina D que necesita, con pasear unos minutos es suficiente para que la sintetizen en sus huesos.

Los bebés son muy sensibles al sol, su piel todavía tiene muy poca capacidad para fabricar melanina y sus defensas todavía no están desarrolladas.

En el segundo semestre ya se recomienda utilizar fotoprotectores a diario, pero con mucha precaución en zonas como el rostro y las manos, que son las más expuestas.

Se recomienda utilizar protectores solares que contengan óxido de zinc o dióxido de titanio, menos irritantes y que ofrecen una protección más eficiente.


La ropa del bebé

La ropa es otro factor que debemos tener en cuenta. La ropa sintética puede provocar irritaciones en la piel. Se recomienda vestir al bebé con ropa de fibras naturales, que favorecen una correcta respiración a la piel.


Bebés con dermatitis atópica

Uno de cada cinco bebés sufre dermatitis atópica. Esta enfermedad de la piel se caracteriza por unos niveles de sequedad altos que provocan picor, tirantez, enrojecimiento, inflamación e incluso eczemas.

Si tu bebé tiene síntomas de dermatitis atópica, lo más conveniente es acudir al pediatra o dermatólogo y seguir sus recomendaciones.



Comentarios del post
Nuevo comentario
Código de validación
reload