Potitos caseros: recetas con alimentos de temporada

24/10/2019
Potitos caseros recetas

Elaborar la comida de los más pequeños en casa tiene muchos beneficios: supone un ahorro económico considerable, ya que puedes comprar productos de temporada en el mercado y, además, se pueden preparar comidas para toda la familia y apostar por elaborar platos únicos para todos. Esto también ayudará a afianzar rutinas alimentarias entre miembros de la familia con hábitos parecidos.  

Otro de los beneficios de elaborar la comida de nuestros bebés es que podemos controlar qué tipo de productos consumen y podemos incluir una variedad de alimentos que contribuyan a una dieta equilibrada. De hecho, la Organización Mundial de la Salud sugiere a los padres añadir carne, aves, huevos, pescado, frutas y verduras en la dieta de los bebés a partir de 6 meses. Además, ofrecer una dieta variada nos ayudará a conocer mejor a nuestro bebé y a saber qué le gusta y qué no.

Por otra parte,  preparar potitos caseros es una buena manera de asegurarnos de que nuestros pequeños no están en contacto con sustancias químicas, ya que algunos de los alimentos de supermercado pueden venir envasados en plástico o algún otro material que no sea natural.

Si tienes tiempo y buscas elaborar tú mismo los potitos de tu bebé te proponemos una serie de recetas con productos de temporada para que puedas preparar platos deliciosos y potitos caseros 100% naturales.  

Papilla de zanahoria, mango y manzana

Esta papilla de frutas es muy fresca y es ideal para el desayuno o para la merienda.  La zanahoria contiene vitaminas A, B y C y contribuye a mejorar la salud de la piel y del sistema digestivo, además de fortalecer el cabello y las uñas y proteger el corazón.

Una sola pieza de mango aporta la cantidad diaria recomendada de vitaminas A y C. También es una fruta rica en magnesio y potasio y contiene antioxidantes. El mango estimula las defensas, mantiene los huesos y los músculos en forma y favorece la asimilación de nutrientes.

La manzana es una fruta ideal para combatir el estreñimiento, estimular el sistema nervioso y es rica en vitamina C y contiene, aunque en menor cantidad, vitamina E, potasio y fósforo.

Ingredientes:

1 mango

1 manzana

1 zanahoria

Elaboración:

Pelamos todos los ingredientes, los cortamos a trocitos y los ponemos en el vaso de la batidora. Trituramos al gusto… ¡y listo para tomar!


Puré de pollo con pera

Este puré es perfecto para tomar en la comida o incluso en la cena, ya que sus ingredientes son suaves y no son indigestos.

La patata es una gran fuente de potasio, además de contener pequeñas cantidades de hierro y magnesio. Es un alimento ideal para controlar el azúcar y para combatir la oxidación.

Las peras son completamente libres de grasas y poseen grandes cantidades de fibra .

El calabacín es una verdura compuesta por un 95% de agua con un alto contenido en potasio. Además, es ideal para mejorar el tránsito intestinal y apenas tiene calorías.

Ingredientes:

1 patata

1 pera

½ calabacín

½ pechuga de pollo

Caldo de verduras o agua

Elaboración:

Pelamos la patata, el calabacín y la pera y los troceamos a dados. Los colocamos en una olla con caldo de verduras o con agua y los dejamos cocer. Cuando el agua empiece a hervir dejamos los alimentos 10 minutos y añadimos la pechuga de pollo cortada a daditos. Cocinamos todo junto unos tres o cuatro minutos más.

Añadimos todo el contenido de la olla en el vaso de la batidora con un poco de caldo de la misma cocción y lo trituramos todo al gusto. Servimos y añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

 

Puré de salmón y zanahoria

Los potitos con pescado son los últimos en introducirse en la dieta de los bebés debido al alto riesgo de alergias que existe. El pescado azul se debe introducir a partir de los 18 meses por su contenido en mercurio, el cual puede interferir en el sistema nervioso de los menores de 3 años. Para empezar a añadir el pescado en la dieta de los más pequeños se puede mezclar con puré de verduras.

Las zanahorias tienen muchos beneficios para la vista y gracias a su gran contenido en agua son diuréticas. Además, ayudan a cuidar de las encías y los dientes.

El salmón es rico en ácidos grasos Omega 3, los cuales ayudan a mantener en buen estado las arterias y mejoran la memoria. Se trata de un pescado rico en vitamina D que fortalece los huesos y contribuye a la formación de la estructura ósea.

La naranja es conocida por su bajo índice glucémico y por su alto contenido en vitamina C, que contribuye a reforzar el sistema inmunológico. También tiene un alto contenido en calcio, por lo que ayuda a proteger los huesos y los dientes manteniéndolos sanos.

Ingredientes:

200 gramos de zanahorias peladas y cortadas en trozos pequeños.

125g de salmón en filete, sin piel y sin espinas

1 calabacín

1 patata

1 puerro

Agua

Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

Pelar y lavar las zanahorias, el calabacín, la patata y el puerro y ponerlas en la olla a presión.

Seguidamente, lavar bien el pescado, revisar que no tenga ninguna espina y añadirlo a la olla a presión con un chorro de agua.

Tapar la olla y cocer a fuego medio-alto. Cuando la olla suba de presión, bajar al mínimo y dejar cocer unos 20 minutos.

Una vez se haya enfriado la olla, abrir y triturarlo todo con un poco de aceite de oliva virgen extra.

 

Si quieres llevarte los potitos para tomar fuera de casa, te recomendamos utilizar cucharas estrechas que se adapten a la boca del bebé. Además, si utilizas cucharas con el mango largo, la toma será mucho más fácil y llegarás hasta el fondo del potito.

 

¿Has probado alguno de estos potitos caseros? Explícanos cuáles son los preferidos de tus pequeños en los comentarios.

 


Comentarios del post
Nuevo comentario
Tienes que ser un usuario registrado para poder comentar